<html>
<head>
<title>Inventos de Guatemala</title>
<STYLE TYPE="Text/css">
<!--
H1{text-decoration:underline;text-align:center}
P{fpmt-family:arial,verdana;color:white;background-color:black}
BODY{color:black;background-color:#ff6633;text-indent:10px;}
//-->
</STYLE>
</head>
<body>
<h1>Ingenio Nacional</h1>
Bienvenidos
<P>INVENTOS DE GUATEMALA
Cifras
88 inventos guatemaltecos se han patentado en los últimos seis años.
524 patentes registradas en el país corresponden a ideas de extranjeros.
"A las mentes brillantes guatemaltecas les toma menos tiempo desarrollar una idea y llevarla a la práctica que registrarla para obtener los derechos de autor, lo cual desincentiva su aporte a la sociedad.
Para que un inventor pueda obtener una patente deberán pasar, al menos, tres años. Durante ese tiempo, su idea es sometida a una exhaustiva investigación.
Luis Méndez, vicepresidente de la Asociación Guatemalteca de Inventores e Innovadores, manifiesta que el principal obstáculo para llevar a buen término un invento es la legislación guatemalteca.
“La Ley de Propiedad Industrial, en lugar de facilitar, vino a dificultar y encarecer los potenciales recursos económicos de cualquier trámite”, se lamenta, y lo peor es que “no se ve interés en buscar soluciones a los aspectos burocráticos”.
Son pocos
Las cifras que maneja el Registro de la Propiedad Intelectual demuestran lo anterior.
En los últimos seis años, sólo se han patentado 88 inventos, de las 260 solicitudes de registro que se han recibido durante este mismo período. Lo curioso es que el número de patentes registradas por extranjeros en el país supera las 500 en el mismo lapso.
Flor de María García, secretaria general del Registro, indica que la lentitud se debe a que deben cumplir con todos los requisitos que determina la Ley de Propiedad Industrial, ya que ésta los obliga a someter la investigación a un período de tres años.
Pese a lo anterior, las ideas de los guatemaltecos han logrado sobrepasar las fronteras. Esos han sido los casos de Federico Lehnhoff y Eduardo Cabarrús, quienes desarrollaron el café soluble, en Francia, a inicios del siglo recién pasado, cuya fórmula se usa hasta hoy en día.
Carlos León Roldán desarrolló un dispositivo denominado queratoprótesis de hidroxiapatita coralina. Se trata de un implante que cura ciertos tipos de ceguera.
Así como ellos, han destacado otros guatemaltecos, como Carlos Dumas, quien ideó una membrana biológica para quemaduras, y Ricardo Bressani, creador de la Incaparina, como suplemento alimenticio.
Áreas en las que destacan: Modelos de utilidad y diseños industriales
En los archivos del Registro de la Propiedad Intelectual, se puede observar que los guatemaltecos han destacado más en el desarrollo de lo que se conoce como modelos de utilidad -modificaciones a inventos existentes- y en el área de diseños industriales.
En el primero de los casos, del 2000 al 2006, hay registrados 33 proyectos, y en la segunda de las áreas, se han otorgado 38 patentes, durante el mismo período. En la modalidad de patente de invención, sólo fueron autorizados 17 proyectos.
El ejemplo de un modelo de utilidad es un semáforo inteligente. El cambio de colores, para darle fluidez, según la demanda de tránsito, puede hacerse no sólo a control remoto, sino vía satélite, pero además, si éste se daña, envía información a su base de control para reparación. Su inventor es Ernesto Calderón, ingeniero electrónico, quien comenta que éste ya se encuentra instalado en una calle de la calzada Roosevelt, aunque la patente aún se encuentra en trámite.
El no contar con un grado académico no es obstáculo para que los guatemaltecos puedan dar vuelo a la imaginación.
Ese es el caso de Carlos Hernández, oriundo de Jalapa, quien pese a haber estudiado sólo segundo básico, cuenta que se ha dado a la tarea de documentarse de manera teórica para luego hacer sus experimentos.
En la misma situación se encuentra Salvador Mux, quien se ha dedicado a desarrollar diseños industriales en el ámbito publicitario.
Expresa que además del problema económico, está la poca credibilidad de la sociedad.
Otras innovaciones
Aplicaciones que sí están patentadas:
Brenda Duque Guerra inventó un aparato removedor de lentes de contacto.
Carlos Galeano López diseñó un sistema de construcción estructural ecológico para techos.
Estuardo Méndez Ruiz fabricó una pasta de azufre medicinal y cosmética.
Édgar René Antonio creó un aparato indicador de fertilidad para suelos.
Luis Rosada Morán desarrolló un dispositivo portátil ecológico para el llenado de tanques de combustibles.
Fidel Reyes Lee diseñó un procedimiento para obtener abono orgánico a partir de microorganismos degradadores de materia orgánica.
Ernesto Calderón, además del desarrollo de un semáforo inteligente, también ha elaborado varios prototipos de robots destinados a la enseñanza.
María Gutiérrez ideó una pintura en aerosol para usarse sobre porcelana, cerámica y vidrio.
Carlos González del Pozo diseñó separadores de concreto.</P>
</body>
</html>